¿Por qué debería usted saber lo que es la telemedicina?

¿Por qué debería usted saber lo que es la telemedicina?

En los últimos años ha cobrado auge la telemedicina. Con la pandemia por Covid-19 esta tuvo la posibilidad (y la necesidad) de extenderse más en lo que a prestación de servicios médicos se refiere, especialmente una de sus modalidades: la consulta online, muy conocida y popular entre la población. Sin embargo el término no es nuevo, surgió en la década de los 70 del pasado siglo con el desarrollo de las tecnologías de la información y las telecomunicaciones como una manera de hacer frente a las barreras geográficas, aumentando la accesibilidad a los cuidados de salud. 

El impulso básico para el desarrollo de la Telemedicina radica en su propia naturaleza, por la potencialidad de sus aplicaciones prácticas que la hacen necesaria tanto para médicos como para pacientes. En el transcurso de su evolución se han desarrollo diversos tipos de telemedicina. Mencionemos los más significativos: teleconsulta, teleeducación, telemonitoreo y telecirugía.

Veamos ahora cada uno de ellos.

Teleconsulta. Es la búsqueda de información médica o asesoramiento por parte de personal médico, a través de tecnologías de la información y las telecomunicaciones. Esta puede ser desarrollada tanto entre pacientes y profesionales de la salud como entre estos últimos. En la actualidad es el tipo de telemedicina de mayor uso. Siendo la consulta médica la base de la práctica clínica, la teleconsulta representa aproximadamente el 35% del uso del total de las redes de telemedicina. La mayor parte de las veces las teleconsultas son sincrónicas, lo que quiere decir que  se desarrollan en tiempo real.

Teleeducación. Se define como la utilización de estas tecnologías para la práctica educativa médica a distancia. Hoy en día las tecnologías basadas en Internet y las videoconferencias son los medios más empleados por los profesionales de la salud en la búsqueda de ampliar sus conocimientos. Su empleo está encaminado a brindar oportunidades de entrenamiento, aumentar las experiencias educativas para profesionales sanitarios por medio de consultas con especialistas altamente calificados y asistencia virtual a eventos académicos.

Telemonitoreo. Es el uso de las tecnologías de la información y las telecomunicaciones para obtener información de rutina o especial con respecto a la condición de los pacientes. Este tipo de telemedicina permite a los profesionales en salud obtener y monitorear las variables fisiológicas, resultados de exámenes, imágenes y sonidos provenientes del paciente con el fin de decidir cuándo y cómo debe realizarse un ajuste al tratamiento, así como precisar determinadas intervenciones. En la actualidad la diversificación y sofisticación de las tecnologías de la telecomunicación ha posibilitado el monitoreo de electrocardiogramas, niveles de insulina, variables cardíacas, sistemas de diálisis y variables fisiológicas, entre otras.

Telecirugía. Está centrada en la realización de intervenciones quirúrgicas en las que el cirujano no actúa en cercanía inmediata al paciente, por lo tanto la visualización y manipulación es efectuada a distancia utilizando dispositivos tele-electrónicos y de alta tecnología en telecomunicaciones. El objetivo principal de la telecirugía consiste en proveer servicios quirúrgicos a pacientes que por razones de inaccesibilidad, presencia en ambientes peligrosos o constitución de un factor de riesgo para el equipo quirúrgico o para el paciente, no pueden ser atendidos dentro de los estándares normales de salud. La telecirugía es practicada por medio de dos vías: la primera se refiere a la teleeducación o "telementoring", en donde se brinda una asistencia a distancia por parte de un especialista a un cirujano con el fin de desarrollar procedimientos quirúrgicos. La segunda vía, denominada cirugía telepresencial, es desarrollada por cirujanos muy especializados mediante la utilización de brazos robóticos, micro cámaras, ecografía, láser e instrumentos ópticos de alta resolución y tecnología de punta en telecomunicaciones, a una distancia con límites entre la misma institución, país o distinto continente.

Los beneficios de la Telemedicina son claros y se han constatado a través de experiencias y aplicaciones en diversos países del mundo, aunque algunos estudiosos de estas prácticas han señalado limitantes e inconvenientes, como son:

  • Disminución de la relación paciente - profesionales de la salud.
  • Tecnología impersonal.
  • Dificultades organizacionales y burocráticas.
  • Necesidad de entrenamiento adicional.
  • Dificultad en el desarrollo de protocolos.
  • Dudas sobre la calidad de la información médica.  

Se asume una disminución en la relación paciente - profesional de la salud, específicamente en las teleconsultas, por las limitantes físicas y mentales que imposibilitan su adecuado desarrollo, la despersonalización, limitaciones en el desarrollo de la consulta por considerarse que existen procedimientos que deben realizarse en persona, lo que genera cierta inseguridad y disminución de la confianza. Por último preocupación acerca de la privacidad y confidencialidad de la información, incluyendo factores como la escucha por parte de terceros, la filmación de algunos procedimientos y su uso subsiguiente con propósitos educativos.  

Con detractores y defensores este producto del desarrollo tecnológico está ahí, ya es parte del pasado, el presente y el futuro de nuestras vidas, y esa es una buena razón por la que usted debía saber lo que es la telemedicina.

Pronto volveremos a encontrarnos, aquí, en el caleidoscopio, para comentar, analizar y reflexionar sobre temas del mundo médico-sanitario. Hasta la próxima.